BAD BOY

BAD BOY es una fragante expresión de la dualidad del hombre moderno, una representación de su naturaleza audaz. Fuerte y sensible, seguro y relajado: el hombre BAD BOY acepta sus rasgos opuestos con confianza y sencillez. BAD BOY Eau de Toilette es una fragancia de notas variadas, inspiradas en la complejidad del hombre BAD BOY y combinadas de forma armoniosa para crear una mezcla distintiva de moderna sofisticación.

Para: Él
Cuándo: Día y noche
Tipo: ATREVIDA Y SOFISTICADA
Comprar la fragancia

REBELDÍA ORIGINAL

BAD BOY representa a los hombres rebeldes que deciden su propio destino y diseñan sus principios. El frasco de la fragancia BAD BOY Eau de Toilette es tan original y atrevido como el hombre en el que se inspira, para simbolizar su fuerza heroica y sus rasgos obstinados. Un accesorio invisible tan único e impredecible como la vida diaria del hombre BAD BOY.

VIGORIZANTE Y EMPODERADORA

BAD BOY es un complejo viaje para los sentidos, que se abre con seductoras notas de pimienta blanca y negra, mezcladas con la vitalidad cítrica de la bergamota verde italiana. La dualidad continúa en el corazón de la fragancia, donde la madera de cedro y la salvia le otorgan una elegancia magnética. El verdadero secreto reside en la base, compuesta por una sensual combinación de haba tonka y absoluto de cacao, que le da el toque final a una fragancia masculina, refinada y atrevida.

REBELDÍA ORIGINAL

BAD BOY representa a los hombres rebeldes que deciden su propio destino y diseñan sus principios. El frasco de la fragancia BAD BOY Eau de Toilette es tan original y atrevido como el hombre en el que se inspira, para simbolizar su fuerza heroica y sus rasgos obstinados. Un accesorio invisible tan único e impredecible como la vida diaria del hombre BAD BOY.

VIGORIZANTE Y EMPODERADORA

BAD BOY es un complejo viaje para los sentidos, que se abre con seductoras notas de pimienta blanca y negra, mezcladas con la vitalidad cítrica de la bergamota verde italiana. La dualidad continúa en el corazón de la fragancia, donde la madera de cedro y la salvia le otorgan una elegancia magnética. El verdadero secreto reside en la base, compuesta por una sensual combinación de haba tonka y absoluto de cacao, que le da el toque final a una fragancia masculina, refinada y atrevida.

Comprar la fragancia
Notas superiores
Pimienta negra, pimienta blanca y bergamota verde italiana
Notas intermedias
Madera de cedro y salvia
Notas finales
Haba tonka y absoluto de cacao
Ver menos
Notas superiores
Después de la aplicación
0 min
30 min
Nota de corazón
Después de que evapore la nota superior
30 min
6 h
Nota de base
Dura hasta 24 horas
6 h
24 h
Ver la película

Nuestras fragancias

BAD BOY
Él
Día y noche
ATREVIDA Y SOFISTICADA
Un símbolo de la masculinidad moderna
Pimienta negra, pimienta blanca y bergamota verde italiana
Madera de cedro y salvia
Haba tonka y absoluto de cacao
Comprar la fragancia
212 VIP Men
Él
Noche
Íntima y magnética
El arte de la atracción
CÍTRICA/AROMÁTICA: Caviar de Lima, Menta Fresca
Especias frescas: Jengibre, Vodka suave
MADERA ORIENTAL: Kingwood, Haba Tonka
212 NYC Men
Él
Día
Fresca, sensual y masculina
Un aroma moderno, inteligentemente urbano
CÍTRICO / VERDE: Hojas de cítricos, Hierba cortada
AROMÁTICO / FLORAL: Lavanda, Gardenia
ALMIZCLE Y MADERA: Sándalo, Almizcle

EL HÉROE MODERNO

El hombre BAD BOY encarna la fortaleza tranquila y el poder atrevido, y desafía las normas de la masculinidad con elegancia. Su naturaleza dual cautiva e intriga. Se trata de un hombre que decide su propio destino y se permite ser vulnerable mientras amplía sus horizontes.

EL HÉROE MODERNO

El hombre BAD BOY encarna la fortaleza tranquila y el poder atrevido, y desafía las normas de la masculinidad con elegancia. Su naturaleza dual cautiva e intriga. Se trata de un hombre que decide su propio destino y se permite ser vulnerable mientras amplía sus horizontes.

Comprar la fragancia

Consiga la combinación perfecta

Gold Incense
Fusión de poder y belleza
Herrera Tuberose
Vestido para el éxito
Nightfall Patchouli
La noche profunda

Consiga la combinación perfecta